MEMORIA HISTÓRICA: ¿OLVIDAR O APRENDER DEL PASADO?

Posted on octubre 21, 2013

1


no dejemos volver los errores del pasado

En un primer encontronazo con el concepto de Memoria Histórica no parece que deba tener ninguna pega, pues parece que todo son ventajas. ya que es una forma de aprender lo ya ocurrido y procurar o evitar que no se vuelva a repetir, algo que, de alguna manera, tiene que ver y mucho, con uno de los objetivos primordiales de la Historia.

Pero al parecer esta opinión cambia cuando toca de cerca. Puede llegar a ser muy duro, pues es volver a revivir viejas heridas y a nadie nos gusta que nos hurguen en ellas cuando están (aunque sea muy poco a poco) empezando a cerrar. Es por esto que hay una gran polémica abierta a través de este concepto relativamente nuevo, pues las personas que la sufren se dividen en dos bandos: por una parte, están aquellas personas que desean pasar página, que desean no mirar el pasado y centrarse en el presente y futuro como nuevos horizontes. En cambio, el segundo bando, está formado por aquellas personas que no quieren olvidar, que necesitan regresar al pasado para cerrar viejas heridas y poder construirse un futuro sin heridas ni manchas negras.

DOS CASOS RELEVANTES QUE CONOCEMOS

Mi inquietud por la Memoria Histórica empieza con todos aquellos relatos y documentos que tanto nos dejan boquiabiertos sobre el Holocausto nazi de los judíos. Como todos sabemos bien, nada de esta gran mutilación de la humanidad hubiese trascendido si no hubiese supervivientes que, desde el momento que se sintieron preparados, contaron sus vidas, vivencias y experiencias en la época de la primera mitad del siglo XX. Uno de los más conocidos fue Primo Levi, un químico judío italiano que fue uno de los pocos supervivientes de Monowitz que, al regresar a Italia decidió contar en tres libros sus vivencias en el campo de concentración y sus reflexiones sobre ello. Anna Frank, por el contrario, no tuvo tanta “suerte”, pues su memoria nos llega a través de un diario que dejó por terminar antes de que fuera deportada y asesinada en otro campo de concentración. Gracias a estos testimonios junto a muchos otros, podemos hacernos una idea de cómo fue la experiencia de los millones de judíos que estuvieron allí, además de poder ponerles nombre a muchas de las personas que allí perecieron y, al mismo tiempo, también poder nombrar a los que allí disfrutaron humillando y asesinando o dejando morir a millones de personas en esos campos de exterminio. La Memoria Histórica sirve para poner la justicia sobre todos ellos: los que asesinaron y los que mandaron asesinar.

En este sentido, la Memoria Histórica que más conocemos por cercanía procede de la Guerra Civil española que está alterando, todavía hoy, ciertas cuestiones nacionales y, desde hace poco, también las internacionales: En el año 2000 surgió la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, con el objetivo de localizar, recuperar y poner nombre a todas aquellas víctimas de la guerra enterradas en fosas comunes por formar parte de la represión. Años después de muchos esfuerzos, los componentes de la asociación lograron en el año 2007 que se promulgara una “Ley de Memoria Histórica” que sirve para reconocer a todas aquellas víctimas de la Guerra Civil y la etapa franquista pero no reconoce las exhumaciones de estos en fosas comunes. Ésta y muchas otras asociaciones a favor de la Memoria Histórica han criticado esta última parte de la ley. El juez Garzón, también intentó llevar a cabo la investigación de los crímenes de la represión franquista pero, en consecuencia, se vio ante un tribunal que le juzgó por supuesta prevaricación. Y todo esto porque hay cierta parte de la población española que lo que quiere es olvidar y dejar atrás lo que ya pasó, y otra porque le conviene dejar que se olvide, llegando incluso a redactar la “Ley de amnistía”(1977) donde se dejaba impune cualquier delito contra los Derechos Humanos cometidos hasta el momento con el fin de olvidar. Olvidar hasta tal punto de dejarlo suspendido en el aire con cuestiones abiertas y evitarlo con cuestiones escurridizas. Lo que ya se debería de saber es que, como bien dice la canción Sobra la luz de Fito y Fitipaldis: “todas las cosas que al mar tiramos nos las devuelve siempre la marea”, pues siempre habrá quien exija una explicación de los acontecimientos pasados.

POR TODOS ELLOS, SE LO DEBEMOS

Estamos en una sociedad donde la información se ha abierto camino hasta el punto de ser una de las cuestiones más importantes e imprescindibles del día a día. Porque la gente necesitamos respuestas, necesitamos saber y, si cerramos la puerta a la oportunidad que nos brinda la Memoria Histórica, quizá en un futuro podemos vernos envueltos en otra Guerra Mundial, en otro exterminio de gente inocente, en otra Guerra Fría donde las bombas atómicas estén al alcance cualquiera…No podemos permitir que nuestros hijos, nietos o bisnietos olviden todas las barbaridades que ha cometido la humanidad en el pasado, porque debemos avanzar hacia un mundo mejor y con menos preocupaciones y porque los que lo han sufrido se merecen saber que por lo menos ha servido para algo.

No encuentro razones decir lo contrario, ¿y tú? ¿cuál es tu opinión acerca de la Memoria Histórica? ¿deberíamos continuar poniendo trabas a su estudio? ¿Qué opción creéis que es la mejor: olvidar o aprender los errores del pasado para no volverlos a cometer nunca más?

Anuncios